martes, 26 de julio de 2011

Subiendo por el Ulriken

Días de sol y días libres son muy buena combinación. Tortillica de patatas, coca-cola y buena compañía... buenísima. Aquí la rubia Visenta y yo redescubriendo la montaña más inexpugnable de Bergen ataviadas con botas de pinchos, pico y cuerdas de seguridad nos adentramos en el recorrido indebido por donde muchos han pasado y pocos lo han conseguido....

Vaaale.... Estuvimos haciendo parones cada 10 minutos y nos engullimos la tortilla de patatas antes de subir a la montaña dejando un rastro importante de all i oli... todo mientras, al bajar, veíamos como una embarazada (apunto de explotar) con tres churumbeles más de la mano subía por la pendiente.

Antes de subir nos advierten: "Visenta, que aixó va per a llarg, eh? que no es el carrer que puja hasta ta casa..."
Para que conste que, por lo menos, llegamos a subir hasta donde estaba el cartel.




El camino rompebotas tan recomendado por los médicos y especialistas en podología de subir descalzo cual procesión de Viernes Santo.

¡Llegamos hasta la cima!

¿Y para bajar donde dices que se coje el bus?


Descansito en la hierba...


"Tengo tres piscinas..."

Aunque a la vuelta no sé que hicimos que nos perdimos tubimos la oportunidad de conocer una parte de la ciudad que no habíamos visto.



martes, 19 de julio de 2011

Momentos de pisito

Una de las señales inequívocas de que eres inmigrante en otro país es que acabas compartiendo un piso-patera con compatriotas tuyos donde en treinta metros cuadrados os meteís 50. Afincados como chinos en apartamentos de dudoso número de compañeros por habitación todos hemos sido en menor o mayor grado okupas de otros que llegaron aqui antes y que con su sonrisa y gran comprensión nos han cedido su espacio a los que veníamos detrás, favor que vamos devolviendo al recoger a esas almas perdidas que vienen depués de nosotros.

Cuando la gente a la que has ayudado empieza a encontrar su sitio tanto laboralmente como estancia permanente una sensación de alivio te invade (porque ya se sabe que lo poco gusta y lo mucho cansa) además porque, si has tenido la suerte de conocer por el camino a gente que realmenet vale la pena, puedes hasta ganar un amig@.

Cuando llegé al principio me encontré con gente escandinava y algún que otro español. Practicaba inglés tanto fuera como dentro del trabajo. Actualmente con la avalancha de hisoanohablantes he de confesar que me he dejado llebar por la comodidad del idioma, el caracter español y las fiestas con vino tinto. Y no es que me arrepienta ¡al contrario! happy forever.


Mi archiconocido Pijama que uso para estar en casita
y recibir a los invitados con mis mejores galas.

La cocina que se encuentra bajo el living room.

Cena para todos donde salimos a patata frita por cabeza.

Haciedo preparativos para empezar la famosa "Ruta del Cod" valenciana.

La foto que en principio es para tres y aparecen los extras.


Algo se muere en el almaaa... cuando un amigoo se vaaa...

Nos veremos en otro país, en otras circunstáncias y en otro planeta...
¡¡¡Mil besos!!!


Pre-party en la cocina

Eva y Eva o como el hombre encontró problemas.


¿En tu casa o en la mía?


En la tuya que ya toca... "De fiesta en fiesta en fiesta y tiro por que me toca" o "como tener una cenita con final feliz y musiquita poniendo de excusa ver el piso nuevo de alguien". Una de las grandes satisfaciones del día es cuando alguien te invita a montarla gorda en su kelly... se agradece que para variar un poco tu casa deje de ser el Alberge-Restaurante-Pub (donde todo el mundo va a pasar las noches) para poder disfrutar de una buena party sin tener que limpiar la día siguiente ni preguntar quien es ese/a sentado en la esquina que se come lo poco que has hecho de cena al que nadie parece haber invitado.



¿Que haces esta noche?

Pues...imagínatelo. Captar momentos inolvidables junto a los colegas.



video
Así como un profesional Juanvi entra "a las tres" por le lado derecho XD
¡¡¡Poseerme!!!